FANDOM


 
Gametitle-FNV HH
Gametitle-FNV HH

Las entradas de terminales de Randall Clark son una colección de entradas de terminales escritas por Randall Clark en el complemento Honest Hearts de Fallout: New Vegas.

Terminales de Randall Clark

Terminal de la cueva de Roca Caída

Año 2077.

Leer esta entrada añade el holodisco Año: 2077 al inventario del jugador.

Transcript

28 de octubre
Cinco días a pie. Sigo sin poder dormir.

Fuera, es como si nada hubiera pasado. Lo único que no está como siempre es el cielo.

¿Podré llegar hasta el camión volcado de la Guardia Nacional que había cerca de Toquerville? Cuando se me curen las ampollas, quién sabe...

Parece como si el Servicio Geológico de los EE.UU. hubiera estado realizando alguna investigación aquí en la cueva. Se ve que se fueron al caer las bombas y dejaron aquí toda clase de equipamiento. Probablemente pensaron que tenían familias con las que reunirse.

29 de octubre
Char... Seguramente he repetido tu nombre en alto miles de veces mientras caminaba por aquí. Tal vez, si pruebo a escribirlo, consiga que me oigas.

Qué razón tenías...

Estaba al norte de Spanish Fork. Tomé la 77 bordeando Provo Bay para evitar la ciudad. Habría llegado a casa en cuestión de una hora. Se me paró el motor y la camioneta, simplemente, se detuvo. A un Chryslus en el otro carril le pasó exactamente lo mismo. Lo supe al momento.

La primera bomba cayó sobre Salt Lake City en menos de un minuto. Yo estaba mirando hacia el sur... ¡Y menos mal! El resplandor que vi detrás de mí era tan intenso que parecía que el mundo entero estaba en llamas. La pareja de ancianos del Chryslus empezó a gritar. No podían ver nada...

No te vi morir, Char. Por suerte, no te vi morir... En los 7 minutos siguientes llegué a contar otros 12 resplandores. Y, 18 segundos después de cada uno, temblaba la tierra.

Cuando llevaba media hora sin notar nada, salí a echar un vistazo. Había una enorme bola de fuego donde Alex y tú moristeis. No podía creer lo que veía.

No sabía qué hacer. Cogí mi mochila y mi rifle.

Me encargué de la pareja mayor. Los saqué del coche, dejé que se abrazaran y se consolaran y les dije que los ayudaría; que todo iba a salir bien. El remedio fue instantáneo: de una bala atravesé las dos cabezas.

Caminata de cinco días hacia Zion.

Siempre me lo decías. Deberías dejar de andar por ahí. Un hombre como tú debería estar con su familia...

Cuánta razón tenías... Cuánta razón... ¡Dios mío! No estuve ahí para abrazaros a ti y a mi niño. Moristeis sin mí. Ya nunca podré volver a acariciaros a ninguno de los dos.

Debería pegarme un tiro. Es lo único que merezco.

Pero no puedo. Tal vez pronto reúna el valor.

31 de octubre
Fuera está cayendo una lluvia negra. El contador Geiger se dispara... Debería dejar que me matara, pero, en lugar de eso, me pongo a embotellar agua en la parte interior de la cueva.

2 de noviembre
En el exterior todo parece tranquilo, pero no puedo mirar. El contador Geiger indica niveles letales a menos de 5 metros de la entrada de la cueva.

La cosa es bien sencilla: o baja la radiación antes de que se me acabe el agua o jamás saldré de esta cueva.

Año 2078.

Leer esta entrada añade el holodisco Año: 2078 al inventario del jugador.

Transcript

1 de enero
Feliz año nuevo.

Ya llevo dos meses en la cueva. La radiación en el exterior sigue siendo letal. No lo entiendo. En el ejército dijeron que tardaría entre 2 y 4 semanas en disiparse.

Me queda agua para menos de un mes. He intentado absorber el agua y aprovechar la condensación de las paredes de la cueva, escurriendo la camisa en las botellas. A quien sea, le cambio calorías por agua potable. De momento, sigo teniendo víveres. Todo gracias al Servicio Geológico.

Si tuviera la más mínima posibilidad de volver a veros a los dos, saldría corriendo al exterior.

10 de enero
Ha habido dos días como de tormenta y vendaval. La radiación se ha reducido a 500. ¿Qué habrá pasado?

15 de enero
He salido a echar un vistazo. Hay nieve y emite destellos verdes.

28 de enero
La radiación ha disminuido lo suficiente como para que pueda arriesgarme a una breve exposición en el exterior.

Y lo que es más importante: el agua del manantial de la cueva ya es potable si utilizo drogas para controlar la radiación

30 de enero
Ahí fuera no queda nada ni nadie con vida.

Terminal de la cueva de Dos Cielos

Año: 2083.

Leer esta entrada añade el holodisco Año: 2083 al inventario del jugador.

Transcript

5 de mayo
Continúa el resurgir de la vida.

A la lista de supervivientes hay que añadir los higos chumbos junto con la miel Mesquite y la banana yuca. Tienen nódulos y mutaciones raras, pero se pueden comer tranquilamente. Siempre pongo sumo cuidado al cogerlos de la planta; nunca cojo más de una quinta parte del total. Se me hace la boca agua cada vez que estoy a punto de comer algo que no está enlatado.

7 de mayo
Hay nubes de moscas picadoras cerca del árbol caído al que he bautizado como "árbol de las siestas". En medio se observan pequeños destellos. Hay algo con forma de libélula que las aporrea en pleno aire y las captura. Esto aún no lo había visto.

19 de mayo
¡Ovejas con unos cuernos enormes! Una familia: el macho, la hembra y una cría.

¡Hay que joderse!

20 de mayo
Las ovejas eran distintas. Como más robustas. La hembra tenía también los cuernos curvados, igual que el macho.

Había visto algunas lagartijas pequeñitas, pero es la primera vez que veo animales tan grandes.

Crucemos los dedos. En cuestión de 5 o 10 años, se habrán reproducido los suficientes y habrá carne fresca, pieles, cuernos...

Sé que ha llegado el momento de regresar, Char. Cuando termine el invierno.

Año: 2084.

Leer esta entrada añade el holodisco Año: 2084 al inventario del jugador.

Transcript

14 de junio
Acabo de volver. Estoy agotado. Por el camino he conseguido pillar algunas cosas que me han venido muy bien. He acabado arrastrando un carro lleno de cosas.

Mañana seguiré escribiendo. Es hora de dormir.

15 de junio
Salí el 10 de abril y tardé 15 días en llegar andando a Salt Lake City. En su momento, habrían sido solo entre 7 y 9 días, pero tuve que rodear bolsas de radiación y apañármelas hasta volver a encontrar el camino.

No sé en qué estaba pensando. Supuse que encontraría mi casa, que cavaría entre los escombros y encontraría algo. Esperaba encontrar tus huesos y los del pequeñajo. Iba con la intención de enterrarlos. No sé; tal vez aquí en Zion.

Salt Lake City ha quedado reducido en su mayoría a cráteres. Vigas retorcidas de acero donde antes había rascacielos... Montañas de ladrillos...

Nunca encontré nuestra casa. Ni siquiera nuestra calle. Donde no había cráteres, quedaban simplemente cenizas.

Me gustaría creer que fue rápido; que en un abrir y cerrar de ojos os desintegrasteis. Me miento a mí mismo con la esperanza de sentirme mejor. Nunca lo sabré... Jamás averiguaré qué parte de la ciudad fue alcanzada primero. Si fue el noreste y los dos moristeis de forma instantánea; o si fue cualquier otro barrio, por lo que os quemasteis vivos mientras gritabais desconsolados o la lluvia de cristales rotos, trozos de ladrillo y virutas de madera os fue desgarrando hasta convertiros en carne picada. Afróntalo ya, cobarde. Asúmelo de una vez. No vuelvas la cabeza hacia otro lado como si no fuera contigo. Si hubieras sido el hombre valiente y afortunado que te creías, habrías logrado encontrar el momento oportuno para volarte la tapa de los sesos.

Pero no; tú no. Te tomaste tu tiempo para volver y aprovechaste el viaje para acumular chismes, como si fueras un ave de rapiña.

La camioneta seguía allí, anclada en la 77, al norte de Spanish Fork. También estaba el Chryslus, pero ya no quedaba ni rastro de los huesos de la pareja de ancianos.

A las afueras de Nephi, vi unas huellas. Pertenecían a tres hombres y la pista llevaba en dirección a Fountain Green. Pensé en seguirlas, pero no lo hice. Se me pasó por la cabeza la idea absurda de que pudieran ser amigos. Lo más probable era que fueran simplemente caníbales.

20 de junio
He tardado dos días en construir una puerta y electrificarla.

No quiero que ningún hijoputa me moleste. Hogar, dulce hogar. O lo que coño sea esto...

Año: 2095.

Leer esta entrada añade el holodisco Año: 2095 al inventario del jugador.

Transcript

20 de septiembre
He contado en total 28. 11 hombres adultos, 8 mujeres y 9 niños de entre 2 y 10 años. Tienen algunos rifles y pistolas en mal estado. Llevan ropa del antiguo mundo y se les ve desaliñados.

22 de septiembre
Anoche me acerqué lo suficiente como para oírles hablar. Creo que hablaban español. ¿Mexicanos tal vez?

Pude reconocer alguna que otra palabra en medio de aquella conversación. Decían algo de "paraíso". Supuse que habrían venido para quedarse.

Parecen inofensivos, pero... NUNCA SE SABE.

5 de octubre
La que creo que se llama Maria está embarazada. Creo que el padre se llama José, pero también pasa mucho tiempo con Pablo.

7 de octubre
Pedro salió a mear en el río y, si le hubiera dado por mirar a su izquierda, me habría visto. Estaba demasiado cerca. Tengo que alejarme más.

10 de noviembre
José se ha roto la pierna persiguiendo a un muflón. Estaba demasiado lejos del campamento como para que lo oyeran. Me prometí a mí mismo que me olvidaría de él, pero no pude. Me acerqué a unos 300 metros del campamento y me puse a gritar imitando a José lo mejor que se me ocurrió hasta que salieron unos cuantos a mirar. Luego, conseguí atraerlos hasta lo alto de la colina, desde donde ya se oía al verdadero José.

Probablemente no sirvió de nada. Tenía una fractura múltiple y se había perforado la piel.

11 de noviembre
"Infección"... Joder... Hay un montón de palabras que se dicen casi igual. A este paso, voy a aprenderlo antes de lo que pensaba. En cualquier caso, precisamente eso, una infección, es lo que tiene la pierna de José, así que acabará muriendo. La naturaleza acabará imponiéndose. Ellos, por supuesto, hacen lo que pueden y se dedican a rezar.

12 de noviembre
Anoche dejé un bote de antibióticos sobre una roca muy cerca de su campamento. Ellos, por supuesto, dieron gracias a "Dios". Como si ese cabrón al que le pareció estupendo que se quemara el mundo aún fuera a preocuparse por dejar medicinas sobre una roca.

15 de noviembre
José cojeará mientras viva, pero saldrá de esta. Mi buena obra del mes, supongo.

¿Conseguirán sobrevivir al invierno?

Terminal de la cueva de Huesos de Piedra

Año 2096 I.

Leer esta entrada añade el holodisco Año: 2096 al inventario del jugador.

Transcript

11 de febrero
Esos hijos de puta han matado a todos los hombres. Tal vez se habrían llevado a las mujeres con vida, pero María y Selena abrieron fuego y los otros fueron a por sus armas, así que las abatieron a tiros y mataron también a algunos de los niños.

Ojalá hubiera podido avisarlos.

12 de febrero
Elena, Carmen y 5 de los niños aún están vivos, pero los tienen encerrados en un cobertizo.

Hay más de 100 hijos de puta de esos vestidos con trajes azules. En la espalda llevan todos el número 22. Me pregunto por qué... Van armados hasta los dientes con subfusiles y pistolas. Calculo que el 60% son hombres. Todos parecen seguir las órdenes del tipo moreno, pero no lo sé con seguridad. Tendría que acercarme más. Esos cabrones son disciplinados; tienen patrullas, centinelas... Algo se traen entre manos.

¿Y si me cuelo de noche y saco de allí a las mujeres y a los niños? Pero, claro... ¿Luego qué haríamos?

Sea como sea, tengo que sacarlos de ahí. Tengo que hallar la manera.

13 de febrero
Reconocimiento durante la noche. Están muy bien organizados. Tienen apostados centinelas por todas partes, pero la parte del río está despejada.

¿Estarán enfermos? Solo se oye toser. ¿Tendrán tuberculosis?

Las mujeres y los niños siguen en el cobertizo. Intentaré infiltrarme por la parte del río mañana por la noche.

14 de febrero
Se los han comido.

19 de febrero
Tendí una emboscada en el sendero que bordea el río. Maté a 6 hombres. Los oí toser a kilómetros.

Usé sus granadas para colocar trampas en los cadáveres. Me quedé con 6 subfusiles ametralladores, 500 cartuchos de 10 mm y 6 granadas de fragmentación.

20 de febrero
Emboscada en el sendero que bordea el río. Dos hombres muertos al inspeccionar los otros cadáveres. Maté a dos más con un rifle. Le atravesé a uno la pantorrilla de un disparo y dejé que el muy cabrón se arrastrara para decírselo a los suyos. Tosía como si le hubiera disparado en los pulmones.

23 de febrero
Emboscada media milla al este de Coal Pits Wash. Maté a 8 hombres.

Año 2096 II.

Leer esta entrada añade el holodisco Año: 2096 (II) al inventario del jugador.

Transcript

28 de febrero
Emboscada en The Narrows. Seis hombres muertos. Me han atravesado el muslo con una bala de 10 mm; llevaba una chaqueta de acero y no me alcanzaron la femoral. ¡He tenido mucha suerte! He usado un torniquete para no dejar rastros de sangre en las rocas de vuelta a la cueva. He puesto trampas por todo el pasadizo de entrada, pero, si me encuentran, será solo cuestión de tiempo. Aun así, ya son veinticuatro muertes confirmadas en diez días, lo que supone como mínimo un tercio del total. Para ser un viejo, no está nada mal.

2 de marzo
¡Lo de hoy sí que ha sido suerte! Enviaron una patrulla pequeña de tres hombres. Me desperté con los gritos. El que iba en cabeza quedó aplastado con una de mis trampas. Presos del pánico, empezaron a disparar y los tiros, que rebotaron en las paredes de la cueva, casi me alcanzan. Me arrastré hacia adelante y los maté a todos con subfusiles ametralladores. Estuve a punto de usar granadas de fragmentación, pero menos mal que no hice el imbécil. Ya tenía el dedo en la anilla cuando, de pronto, me acordé del efecto de las paredes de la cueva.

Me largo de aquí enseguida. No hay más patrullas en la zona, pero sé que peinarán The Narrows en busca de estos tres. Voy a llevarme toda la comida que pueda a la cueva sur.

Terminal de la cueva Guarache

Año 2097.

Leer esta entrada añade el holodisco Año: 2097 al inventario del jugador.

Transcript

13 de enero
Los de la tos por fin se han ido. Se han largado los 34 que aún quedaban con vida. Se comieron a sus compañeros para recuperar fuerzas y se marcharon en dirección sureste.

He vencido. Han sido diez meses de matanzas, pero no me arrepiento de nada.

Esos hijos de puta se merecían eso y mucho más.

17 de enero
Creí que estaba soñando, pero los gritos eran de verdad. Por un momento, pensé que me habían engañado y que solo habían fingido marcharse de Zion; que habían mandado a una patrulla para darme caza. Pero los gritos eran de una mujer.

Me asomé por una esquina del pasadizo a echar un vistazo. Era una habitante de refugio que había acabado con el pie en una trampa para osos. Le apunté con el subfusil, pero me detuve al ver cómo lloraba.

Por su forma de gritar al verme, supe que llevaba mucho tiempo siendo su peor pesadilla.

Se llama Sylvie. Dice que ha huido de ellos; que son malas personas, "hijos de Satanás". Al parecer, estaban enfermos de todas formas. Se ve que pillaron algo en el refugio en el que vivían. Ella, según dice, no llegó a caer enferma (al menos, de momento).

Así que aquí estoy... He terminado siendo su enfermero.

18 de enero
Su historia coincide con lo que saqué en claro de mis "interrogatorios" el año pasado, pero, según ella, las mujeres no tenían mucho futuro en ese grupo. Así que, cuando se fueron, ella decidió quedarse atrás.

No sabe prácticamente nada de cómo sobrevivir fuera de un refugio. Dice que quiere aprender.

Año 2100.

Leer esta entrada añade el holodisco Año: 2100 al inventario del jugador.

Transcript

9 de septiembre
Jamás en mi vida he pasado tanto miedo.

En Canadá no tuve miedo. Simplemente, me repugnó lo que vi; lo peligroso que era todo.

El fin del mundo tampoco me asustó. Cuando supe que Alex y tú habíais muerto, me quedé sin motivos para seguir teniendo miedo. De alguna manera, me las apañé para salir adelante.

Tampoco me dio miedo luchar contra los habitantes del refugio. Es como si estuviera continuamente retándoles para que acabaran conmigo. Cuando los mataba, tenía la impresión de estar sintiendo lo más parecido a felicidad que había sentido en muchos años.

Sylvie está embarazada y yo, muerto de miedo.

Me he convertido en un viejo ridículo. Voy a ser padre de nuevo a la edad de 47 años y, encima, en este mundo.

Ella está tan contenta y tan... confiada... Dice que este niño es fruto de la voluntad de Dios. Como si no pudieran pasar trescientas cosas...

¿Sabes, Char? No sabe nada de ti ni de Alex. Nunca le he hablado de vosotros. He estado a punto de hacerlo varias veces, pero, de alguna manera, nunca me ha parecido bien compartir con nadie lo que teníamos tú y yo.

En el fondo, me siento como el típico viejo que no quiere que su mujer, bastante más joven que él, sepa que le falló a su anterior compañera.

Voy a ir a Toquerville en busca de libros de medicina y suministros. Estoy seguro de que todo saldrá bien.

Lo siento, Char. Espero que puedas perdonarme.

Año 2101.

Leer esta entrada añade el holodisco Año: 2101 al inventario del jugador.

Transcript

5 de marzo.
El bebé ha muerto. Era un niño y se habría llamado Michael.

Hice lo posible para reanimarlo, pero no lo logré. Debería haber hecho una cesárea, pero ya era demasiado tarde. Tuve que dormir a Sylvie y nunca se despertó.

Los he enterrado al sur de The Narrows.

Al menos, esta vez pude estar a su lado. Y eso me hace sentir mejor.

Creo que por fin ha llegado el momento de que me vuele la tapa de los sesos y acabe con mi vida de una vez por todas en esta maldita cueva.

Terminal de la cueva de Campanilla

Año 2108.

Leer esta entrada añade el holodisco Año: 2108 al inventario del jugador.

Transcript

22 de agosto
Huellas de 10 personas media milla al noreste de la entrada del cañón. ¿¿¿De verdad irán descalzos???

23 de agosto
Los he visto por la mira telescópica. Nada más y nada menos que muertos vivientes. Yo creo que me estoy volviendo loco. Posiblemente lo mío es un caso de demencia.

24 de agosto
No estoy loco; son de carne y hueso. ¡Vaya si lo son!

Se me abalanzaron en cuanto me vieron, gruñendo como animales. Parecen cadáveres, pero no huelen a podrido.

Voy a liberarlos de todas sus penas. Haré por ellos lo que nunca he podido hacer por mí mismo.

3 de septiembre
Solo quedaba uno. Ya están todos muertos.

Año 2113.

Leer esta entrada añade el holodisco Año 2113 al inventario del jugador.

Transcript

5 de febrero
Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, me deseo yo mismo, cumpleaños feliz... Ya estoy hecho un carcamal.

Hoy cumplo 60. ¿Qué se le puede regalar a un hombre que ya tiene de todo?

¿Una botella de whisky y un cañonazo del calibre 12 en todo el paladar? ¡Qué ilusión!

A ver... ¿Qué tengo que hacer para demostrarme a mí mismo que ya he vivido bastante?

Soy un viejo con barba blanca y lleno de arrugas. Ya he visto suficientes amaneceres y puestas de sol. He presenciado el gran ocaso, llevo sobreviviendo 36 años en la más absoluta oscuridad... Esto es ridículo.

No pienso engañarme a mí mismo pensando que hay algo al otro lado. Eso lo tengo claro. El mundo no era un lugar tan triste antes de que yo naciera.

Char y Alex. Sylvie y el pobre Michael, que ni siquiera llegó a nacer.

Me ha dado por pensar en mis seres queridos antes de acabar con mi vida.

Adiós, Zion.

6 de febrero
Joder... Otra vez igual. El mismo cobarde de siempre. El año que viene pienso tomarme dos botellas.

Año 2123.

Leer esta entrada añade el holodisco Año 2123 al inventario del jugador.

Transcript

25 de abril
Hay 24 en total. La mitad son chicos y, la otra mitad, chicas. El más pequeño debe de tener unos 8 años y, el mayor, 13 o 14. Están sucios y esqueléticos. Llevan caminando mucho tiempo. Una especie de cruzada de niños.

Han acampado casi en el mismo lugar que los mexicanos. De eso ya hace la friolera de 30 años. Cómo pasa el tiempo...

Llevo dos noches escuchando lo que dicen. Hablan inglés y no son analfabetos. Uno de ellos les lee cuentos a los más pequeños para que se duerman.

Se escaparon de un lugar al que llaman "la escuela", pero no me hago una idea de dónde puede estar eso. Cuando quieren que uno de los más pequeños se porte bien, le dicen que pare si no quiere "que el director lo encuentre".

Al director, más le vale no aparecer si no quiere que le vuele la cabeza. Aún no ha empezado a fallarme la puntería.

Holodisco de la puerta roja

Año: 2124

El holodisco se encuentra dentro del Talego al lado del cadáver de Randall Clark.

Transcript

2 de enero
Les he estado dejando notas y regalos.

Les gustan los libros. Empecé pasándoles cuentos y ahora ya están con manuales de armas, libros de medicina... Vamos, cosas prácticas.

Las notas... En fin, me da vergüenza reconocerlo... Son casi como esas tarjetas que la gente solía escribirse, todas llenas de mensajes de amor y tal. Pues eso... En ellas les digo que lean y aprendan a sacarle el máximo partido a su nuevo hogar. Les digo que les regalo Zion para compensar de alguna manera todo el sufrimiento que hayan tenido en sus vidas y todo el que haya experimentado cualquier ser humano. Les digo que se quieran y que sean humildes. Que jamás se hagan daño los unos a los otros, pero que, si alguna vez viene alguien e intenta lastimarlos, ataquen con toda su ira. No sé; cosas así. Siempre firmo mis notas como "Vuestro padre". ¿Que por qué? Pues... porque sí.

18 de enero
¿He mencionado que me estoy muriendo?

Aún pienso con lucidez, pero el problema está en los pulmones. Tal vez sea cáncer. Llevo meses tosiendo cada vez más y últimamente toso también sangre. Cada vez me cuesta más ir a ver a mis niños. Me falta el aliento.

Les he dado ya la mayoría de las cosas que poseo. El resto lo encontrarán en las cuevas cuando sean algo mayores.

Pero no quiero que me vean. ¿Y si se enteraran de que "vuestro padre" no es más que un viejo decrépito? Menuda decepción se llevarían.

Ya ha llegado mi hora. No quiero volver a cumplir años.

23 de enero
Hace bastante frío, así que no creo que dure mucho si me quedo en lo alto del cerro que hay cerca de Red Gate. Creo que aún me da el aliento para llegar hasta allí. Me acostaré y me quedaré mirando al cielo. Creo que puede estar bien.

Espero que les vaya bien, que no se hagan daño entre ellos ni permitan que nadie se lo haga. He hecho cuanto he podido para prepararlos en mis últimas notas. Les dije algo bonito a cada uno de ellos; los motivos por los que todos y cada uno son especiales. Les dije que su padre estaba muy orgulloso de lo buenos que eran y que, a partir de ese momento, tendrían que ocuparse de todo ellos solos. Que yo permanecería en silencio pero seguiría velando y preocupándome por ellos.

En el fondo, les mentí. Ya lo creo que sí.

Igual que te mentí a ti, Char. Y a Alex. Y a Sylvie. Os dije que estaría siempre con vosotros. Aun así, ni por un momento cambiaría nada de lo que os dije en su día.

Ya ves de qué me sirvió... He cometido tantos errores.

Nunca he olvidado tu cara. Ni la de nuestro pequeñajo. Ni, con perdón, la de Sylvie. Antes decían que uno se olvidaba pasado un tiempo, pero a mí nunca me ocurrió eso.

A lo mejor, lo único que valió la pena de todo este tiempo fue que mantuve esas imágenes en mi mente hasta el día de hoy. Era mi única manera de manteneros con vida y no hubo ni un solo día en el que no os recordara.

No tuve elección. Intenté continuamente poner fin a mi vida, pero nunca lo logré. La naturaleza siguió su curso.

Los niños también necesitarán ser fuertes, al igual que la especie humana si de verdad tiene alguna posibilidad de perpetuarse. Esa fortaleza que les impulse a seguir adelante.

Les deseo lo mejor. Para mí han sido un regalo. Antes de morir, he podido redescubrir la inocencia.

Adiós, Zion.

Randall Dean Clark
5 de febrero de 2053 - enero de 2124

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.